HOSPITAL DE ANTEZANA FUNDADO EN EL SIGLO XV EN ALCALÁ DE HENARES

HOSPITAL DE ANTEZANA

El Hospital de Antezana, en Alcalá de Henares, también conocida por los Alcalaínos como “Hospitalillo” fue erigido en el siglo XV.

Fue fundado por Don Luis de Antezana y Doña Isabel de Guzmán, nobles y adinerados de la época Alcalaína, con el objetivo de atender gratuitamente a viajeros, peregrinos, enfermos y gente sin recursos, y también para conseguir su salvación y perdón eterno.

Esta casa acogida hospital ha perdurado durante más de V siglos, y esta considerado como uno de los más antiguos en Europa. En este hospital, trabajó como cocinero San Ignacio de Loyola en su juventud, cuando inicio sus estudios de teología y decidió establecerse en Alcalá de Henares, y donde posiblemente ejerció de enfermero el padre del famoso escritor Miguel de Cervantes, Don Rodrigo de Cervantes, ya que la finca está situada junto al Museo de la Casa Natal de Miguel de Cervantes.

HOSPITAL DE ANTEZANA FUNDADO EN EL SIGLO XV EN ALCALÁ DE HENARES

Al paso del tiempo y a las reformas que ha sufrido el edificio, el viejo Hospital de Antezana, continua aun conservando su carácter de acogida.

Se pueden contemplar elementos de su primera construcción, como un maravilloso artesonado mudéjar que data del siglo XV. El interior del Hospital de Antezana está constituido alrededor de un típico patio castellano, con una galería abierta con columnas en la planta de abajo y un corredor en la parte superior.

Se encuentran expuestos una colección de documentos del hospital y una estatua, posiblemente del siglo XII.

Al lado del Hospital de Antezana está ubicada la iglesia del Hospital de nuestra Señora de la Misericordia, donde están ubicados los restos de Don Luis de Antezana y Doña Isabel de Guzmán.

La joya, es sin duda, una bella imagen datada en el año 1.609 en madera policromada que representa a la patrona del hospital, Nuestra Señora de la Misericordia, atribuida Pedro Martínez Montañés. También cuenta con dos preciosos lienzos atribuidos a Sebastián de Herrera Barnuevo, que representan a San Juan Bautista y a San José con el Niño.

También se puede admirar un fastuoso conjunto de estancias con techos tallados y sus estructuras originales que datan de los siglos XV y XVI.

En el interior de la iglesia se construyó la Capilla de San Ignacio de Loyola en memoria del santo que estuvo alojado en el Hospital, y está situada en la estancia donde estuvo alojado. La preside un cuadro en el que él que se muestra a San Ignacio rodeado de los milagros que realizo durante su estancia.

Se pueden visitar las estancias que ocupó San Ignacio de Loyola durante su estancia y la antigua cocina donde trabajo, que se conserva casi intacta.

Hoy en día sigue en activo acogiendo una residencia para la tercera edad, donde los ancianos, deambulan sobre los cimientos donde hace siglos cocinó San Ignacio de Loyola. Para mayor información Fundación de Antezana

  • Oct 09, 2019
  • Categoría: Noticias
  • Comentarios: 0